Graduación de los ríos

Esta es una guía aproximada y orientativa, ya que la clasificación de los ríos para la práctica del kayak no debemos considerarla como una ciencia exacta.  Podemos saber la profundidad o el caudal de un río pero estos pueden cambiar dependiendo de las lluvias, tormentas, aperturas de presas, etc,  de tal forma que un río de clase II puede convertirse en un clase IV al día siguiente.  

Por encima de la clasificación existente de un río o un tramo de éste siempre debemos de tener en cuenta sus características actuales, obstáculos como troncos cruzados, movimientos de rocas que se hayan generado en tormentas recientes, obras del hombre. Siempre será importante conocer todo lo posible el estado real antes de embarcarse, y nunca sobra una ojeada en los puntos importantes. También se suele añadir una calificación intermedia para determinados pasos, pudiendo ser III+ (tercero superior), IV+, etc..

 

CLASE I   –  fácil

-Lámina de agua de poca velocidad y olas pequeñas.

-pocas obstrucciones o ninguna, fáciles de sortear.

-El peligro para los palistas que caen a agua es pequeño, se puede nadar sin problemas y el auto-rescate es fácil.

Clase I Esca med

Río Esca, llegando a Burgui. 

 

CLASE II   –  Principiante

-Rápidos con cauces amplios y despejados que resultan evidentes sin tener que ir a explorar con trenes de olas regulares, todavía no es necesario llevar cubrebañeras.

-Pueden ser necesarias algunas maniobras ocasionales, pero estas son fáciles y hay tiempo suficiente para realizarlas, además se pueden evitar con facilidad las rocas y las olas medianas.

-Los palistas que caen al agua raramente sufren daños, y el rescate en grupo, aunque resulta útil, raras veces es necesario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA 

Río Aragón Subordán, unos 300 mts antes del puente de Gabardito.

 

CLASE  III  –   Intermedio

-Rápidos con olas moderadas que pueden ser difíciles de sortear, es imprescindible el uso de cubrebañeras.

-Puede haber corrientes rápidas y pasos estrechos que exijan maniobras complejas y anticipadas al rápido, es necesario un buen control de la embarcación.

-No es necesario barjase del kayak para reconocer el rápido o paso, y las olas grandes, pozas y coladores pueden sortearse con facilidad.

-No hay obstáculos graves en el cauce (drosajes, rebufos, troncos cruzados) pero sí encontramos remolinos fuertes y efectos derivados de una corriente intensa, especialmente en los ríos con mucho caudal.

– Se aconseja que el grupo de palistas sin experiencia haga una exploración previa.

-La posiblidad de sufrir daños al cae al volcar y nadar es baja, pero puede ser necesaria a asistencia del grupo para evitar largas nadadas, siempre evitables con un buen esquimotaje.

Clase III Alto Subordán med

 Río Aragón Subordán, tramo posterior al “cañón rojo”.

 

CLASE  IV   –    Avanzada

-Rápidos intensos, fuertes y violentos que requieren un gobierno preciso de la embarcación en aguas turbulentas.

-Nos encontramos con olas fuertes, rebufos, drosajes, pozas inevitables o pasos estrechos que exigen una navegación precisa y prudente.

-Los rápidos pueden exigir maniobras obligatorias, aunque el paso se intuye desde el kayak y tenemos cierto margen de improvisación (aunque siempre es mejor parar, ver el paso y determinar la mejor línea, sin descartar el camino en tierra firme que suele existir para hacer los porteos en caso de grandes dudas…).

-Es necesario explorar la zona la primera vez que se va a recorrer.

-El peligro para los palistas que caigan al agua es de moderado a alto, es desaconsejable nadar, y las condiciones del agua pueden hacer que el rescate resulte difícil.

-La asistencia del grupo suele ser fundamental, y además requiere el empleo de conocimientos que se hayan practicado antes, por ejemplo el uso de la cuerda de rescate.  En todo caso se recomienda encarecidamente un potente esquimotaje.

Clase IV Gállego cuarto med

Río Gállego, “el cuarto”, a unos 500 mts del Pantano de la Peña.

 

Clase IV Ara Cañón

Río Ara, paso del cañón, a la altura de Torla. 

 

CLASE  V –  Experta

-Rápidos muy largos, obstruidos o con movimientos de agua violentos que exponen al palista a un riesgo de daños por encima de la media.

-En los desniveles puede haber olas y pozas muy grandes e inevitables, o pendientes cerradas con rutas complicadas y difíciles. Suele haber una línea obligada, y perderla puede complicar las cosas.

-Los rápidos suelen extenderse a lo largo de grandes distancias de forma encadenada entre pozas o remolinos, exigiendo un alto nivel de pericia.

-algunos de los factores antes citados pueden combinarse formando aguas muy difíciles para esta clase.

-Es obligatorio realizar exploraciones, y el rescate es muy difícil incluso para los expertos.

-Es fundamental saber hacer el esquimotaje esquimal seguro y conocer técnicas de rescate superiores a la media, nadar en estos pasos puede ser peligroso.

Clase V Puente navarros med

Río Ara, paso del “Puente de los Navarros”. 

 

Cinqueta, paso de la s med

Río Cinqueta, paso de la “s”. 

 

CLASE  VI   –  Extrema

-Ls características de la clase V llevadas al límite de la navegabilidad para tramos que normalmente solo se pueden hacer con un determinado caudal.

-Casi imposible y muy peligroso, con riesgo serio para la salud al mínimo fallo (además es muy difícil rectificar o corregir la trayectoria)

-Solo para equipos de expertos, después de un detallado análisis de todas las precauciones. Obligado asegurarlo bien.

-La frecuencia con la que se recorren los rápidos no debe afectar a esta clasificación, pues numerosos rápidos de clase VI son abordados periódicamente.

VI Grado Aniol en Chile med

Chile, palista: Aniol Serrasolses.

 

INFRANQUEABLE

Estos son los pasos imposibles de superar, tienen un peligro seguro.  De extrema dificultad y con obstáculos como cascadas donde cae el agua en plano sobre losa, grandes caos de rocas llenos de sifones y otros peligros, grandes rebufos normalmente formados por presas o azudes, etc.

Infran Leza med

Río Leza (La Rioja), infranqueable. ¡¡Menudo porteo!!